Los sueños por muy gordos que sean se cumplen…

LOS SUEÑOS POR MUY GORDOS QUE SEAN SE CUMPLEN…SI VAS TRAS ELLOS …

IMG-5282

Escribí esta entrada justo hace un año tras mi primera Maratón en Valencia el 18 de noviembre de 2017 y por mil vueltas de la vida se quedó aquí durmiendo el sueño de los justos…, hoy decido publicarla con la ilusión puesta en volver a repetir muy pronto esta experiencia…

¿Mamá, porque corres una maratón?

– Mamá, no se porqué te esfuerzas tanto en preparar la maratón.
– ¿Porque dices eso?
– Porque, por mucho que entrenes, no la vas a ganar.
– ¿Y tu crees que si no la gano no habrá valido la pena tanto esfuerzo?
– No lo se. Madrugas mucho para poder entrenar, le explicas a papá que te duelen las piernas y a veces dices que tienes ganas de abandonar.
– ¿Quieres saber por qué no abandono?
– ¿Por qué mamá?
– Porque el camino preparándola me hace inmensamente feliz. Un camino largo y difícil que me exige un gran esfuerzo pero que, a la vez, me fortalece y hace sacar lo mejor de mí. Recuerda que siempre ganas si haces lo que te gusta aunque te salga mal.
– Yo también creo que vale la pena esforzarse porque cuando lo hago las cosas me salen mejor.

Albert Einstein decía que la fuerza más poderosa que existe es la de la voluntad. En una sociedad donde prima la inmediatez, donde el sacrificio o la disciplina están infravalorados, donde se busca conseguir las cosas en ipso facto, la pedagogía del esfuerzo queda renegada a un segundo término.
Soy de las personas que creen que, las cosas que merecen la pena en esta vida, siempre requieren de un gran esfuerzo. El secreto para conseguir aquello que nos propongamos se basará en nuestra fuerza de voluntad y en creer que el trabajo merecerá la pena. Soy de las que me comprometo con mis sueños hasta que se vuelven inevitables y me gustaría que mis hijos hiciesen igual.
Como padres en muchas ocasiones facilitamos la vida a nuestros hijos de tal manera que les acabamos convirtiendo en verdaderos inútiles. Por evitar su sufrimiento, no querer soportar las quejas o no oír los llantos, les damos todo aquello que nos piden sin plantearnos si deberían ser ellos quien lo consiguieran con su trabajo y empeño.
La voluntad es la fuerza del querer, del desear que algo ocurra, la mejor aliada para soñar y por este motivo tenemos la obligación de entrenar la voluntad de nuestros pequeños, de darle un protagonismo esencial en la educación. La fuerza de voluntad se fortalece con la práctica y deberíamos hacerles que la entrenen a diario. No quiero que mis hijos sean personas conformistas, caprichosos, inconstantes o poco entusiastas.
Me niego a que mis hijos sean esclavos de sus instintos debido a la incapacidad de esforzarse. Quiero que sean capaces de decidir libremente que deben o no hacer, aprendan a asumir las consecuencias de sus decisiones y no bajen los brazos ante una dificultad. La falta de voluntad hará que, cuando deban tomar una decisión o comprometerse con algo, les pueda lo inmediato, piensen únicamente en los beneficios presentes y no tengan en cuenta las consecuencias de sus actos.
La voluntad debe convertirse en un elemento básico en la educación emocional de nuestros pequeños y nosotros debemos ser el mejor de los ejemplos. Demostrémosles que nosotros conseguimos todo aquello que nos proponemos gracias a nuestro tesón. Entrenémosles a diseñar el mejor plan de acción ante un problema, a conseguir que la motivación autónoma sea la mejor aliada ante los retos, a administrar la voluntad, a buscar mil y una soluciones a los problemas, a perdonar los propios errores aprendiendo de cada uno de ellos.
Les animaré a que compartan conmigo cada uno de sus propósitos, les ayudaré a llevar el registro de sus logros, les daré la mano cada vez que se encuentren con una piedra en el camino. Les demostraré que las cosas no salen casi nunca a la primera, premiaré con entusiasmo y satisfacción cada uno de sus triunfos. Les enseñaré que la queja no será una buena aliada si queremos conseguir nuestros objetivos y aprenderemos juntos a escuchar nuestro corazón cuando la mente quiera ceder protagonismo a la renuncia. Confiare en ellos y en sus capacidades.
Trabajaré a diario para inculcar en ellos el valor del esfuerzo, la voluntad para la lucha, la capacidad de sacrificio y el afán de superación. Seré exigente y firme cuando sea necesario, motivaré la autonomía y el compromiso, confiaré en ellos y celebraremos juntos cada nuevo éxito. Aprenderemos a dominar la impaciencia y la indecisión, venceremos el mal humos, entenderemos la importancia que tiene hacer el trabajo bien hecho.
Y si hijo, no ganaré la maratón pero puedo prometerte que, si logramos cruzar juntos la línea de la meta, seremos capaces de sentir que tocamos el cielo con las puntas de los dedos durante unos segundos.››

Este post lo escribió hace ya algunos meses Sonia López, miembro del club al que yo también pertenezco @malasmadres en su blog Equilibrum (http://sonialopeziglesias.blogspot.com.es/) y desde que cayó en mis manos cuando empecé a prepararme esta prueba lo he leido una y otra vez, y cada palabra, cada frase me ha acompañado en cada una de estas zancadas…

A quince días del maratón mi cabeza va a explotar…, y mi móvil también por las horas y horas que paso leyendo miles de artículos escritos sobre la “maratón”, consejos que hay o no hay que seguir, como alimentarse antes y después de la prueba, que si el test de la media maratón, que si el test de Gavela,… que si mi abuela es finisher de la maratón en 18 horas, que si esto, que si lo otro…; Miles y miles de comentarios, y de pensamientos que me llevan a esta pregunta:
¿Cualquiera puede meterse en el “berenjenal” de correr una maratón?
Hace mucho que uno de mis hobbies es leer mil y una crónicas de carreras de gente normal como tú o como yo que corre maratones, no solo de aquellos “profesionales” que también…, llevo algunos meses mirando planes de maratones en Internet, leyendo entradas en miles de blogs de running…, así que tal vez comenzara entonces mi cuenta atrás….
¿De verdad puedo hacer una Maratón?
El mensajero griego Filípides nunca podría imaginar que su agonizante viaje inspiraría una leyenda que daría paso a una de las competiciones deportivas más míticas del planeta. Según el autor consultado, fue a comunicar la victoria sobre los persas o más bien a pedir refuerzos, recorrió 42 kilómetros desde Maratón hasta Atenas o los 225 que separan la capital griega de Esparta. Sea como fuere, la victoria en la batalla y la heroicidad de Filípides dan sentido y valor a una carrera que es el sueño y objetivo de todo runner…. o de casi todos…
Pero, ¿cualquiera está preparado para correr una maratón? ¿Lo esta una mama de familia numerosa casi sin tiempo para nada por muchas ganas que le ponga?

Copiando una entrada de uno de los runner a los que sigo por las redes sociales @contadordekilometros, os digo:

• CUALQUIERA que tenga el compromiso de salir a entrenar al menos 3-4 días a la semana.
• CUALQUIERA con una base de running de al menos 1 año
• CUALQUIERA que piense que el frio, la lluvia o el calor no son excusas para incumplir el plan de entrenamiento.
• CUALQUIERA que sepa manejar y ordenar su tiempo para rascar horas de donde no las hay sin que se resientan las relaciones familiares.
• CUALQUIERA con la suficiente convicción para no ceder ante la presión de la gente sedentaria que tiene alrededor.
• CUALQUIERA que tenga gran capacidad de sufrimiento.
• CUALQUIERA que sea capaz de empezar a controlar su alimentación y orientarla a una mas sana y eficaz para el entrenamiento.
• CUALQUIERA dispuesto a madrugar un domingo mas que un dia laboral.
• CUALQUIERA con la suerte, la cabeza o la fortuna de no lesionarse en la preparación, para que se produzca “el milagro de la salida”
• CUALQUIERA con la humildad suficiente de rodar muchos kilometros a un ritmo sensiblemente mas lento que el suyo.

Según casi todos los profesionales a los que he consultado: “Cualquiera puede correrla siempre que su salud sea la adecuada y esté supervisado por profesionales”.…, “quien no ha entrenado o lleva poco tiempo haciéndolo no puede afrontar una prueba tan exigente porque sería una locura”…., “Para muchos, el running ha dejado de ser algo saludable para convertirse en un objetivo de vida casi obsesivo”
Y en cierto modo es posible que para mí esta “fiebre del running” además de llegar para quedarse, se haya convertido en algo “casi obsesivo”…; correr me hace feliz, así que quiero ser feliz todo el tiempo que sea posible….
Pero no todo en mi vida es correr…ni todo lo que se ve en las redes sociales es tan bonito, ni lo que se ve lo es todo…

IMG-0526

Tengo 43 años, un marido espectacular que es mucho más que mi otra mitad, tres hijos de 15, 12 y 10 años con sus hormonas en plena revolución, con miles de deberes, actividades extraescolares, un trabajo bastante estresante por mil y un motivos…, y mil y una cosas que preparar para que esta casa de familia numerosa medio funcione… así que mis dudas son terribles… ¿podrá esta mamarunner prepararse esta prueba?, y a estas mil y una dudas, otras mil y una preguntas ¿porque quiere esta mamarunner meterse en este berenjenal?, ¿hay que demostrarle algo a alguien o sólo quiero demostrármelo a mí misma?…;
Busco mil y un artículos y acribillo a preguntas a amigos que ya han participado en esta distancia…

“En esa colina comprendí que definitivamente un maratoniano no es un tipo CUALQUIERA…”

Y así, totalmente decidida me pongo manos a la obra, junto a mi dragón, que como siempre me acompañará en la aventura.
Tras seis meses con un entrenamiento de los chicos del Sanus Vitae de Valencia, se acerca el día D…


Si aquel día que me enfrenté por primera vez a una media maratón, sentía miedo…, esto superaba con creces aquel sentimiento, era más incluso que pánico, mi cabeza solo recordaba lo que me habían enseñado:
“ Si has entrenado bien, el día de la carrera sólo tendrás que poner en práctica lo que le has enseñado a tu cuerpo” … pero mi cuerpo a dos días de la prueba estaba torcido, aparecieron además de los nervios, las náuseas, los mocos, el dolor de cabeza…, y lo que más miedo me dio la fiebre…. como prueba más evidente de que la Ley de Murphy existe.
Llegamos a Valencia con todo ese mar de dudas, pero decididos a disfrutar de todo lo que pudiéramos y si mi cuerpo decía hasta aquí, pues hasta aquí llegaría … el hotel estaba en la misma calle donde estarían ubicados los cajones de salida lo que era una ventaja a la hora de organizarnos sin usar el guardaropa …, dejamos la maleta y salimos rápido hacia la Ciudad de las Artes y de las Ciencias donde estaba ubicada la feria del corredor…, dicen que Valencia es la ciudad del running y creo que se quedan cortos, me sentía como una niña con un juguete nuevo, recogimos el dorsal y recorrimos toda la feria, sin parar de hacer fotos, compramos algún que otro capricho y nos paramos en el stand de Enervit pues allí estaba Paula Gonzalez Berodia… ; no podéis imaginar mi sorpresa al ver que se acordaba perfectamente de nosotros, de aquel reto de “12 meses 12 medias maratones”, charlamos un rato y salí de aquel pabellón más feliz que un ocho.

Llegaba la hora de la comida y decidimos pasarnos por la “paella party” situada muy cerquica, en la que puedes degustar un plato de paella valenciana que estaba buenísimo y aquello era una fiesta de verdad, la música, un showman amenizandolo todo…y entonces allí reconocí otro rosto, el de Luis de @fuerzaypiernas al que sigo tambíen en las redes con todo lo relacionado con el Running … los nervios no cesaban, así que volvimos a la feria del corredor porque había quedado allí con Haruki @haruki_shine, el chico del Sanus Vitae que nos estaba ayudando con el entrenamiento y al que tenía ganas de abrazar y darle las gracias por todos los wasap, email y preguntas tontas que le había mandado a lo largo de todos estos meses de tiradas largas, de series, de cuestas, de sesiones de pesas y abdominales…

” Un sueño no se hace realidad mágicamente: se necesita sudar, determinación y trabajar duro…#ColinPowel”

El día iba de sorpresa en sorpresa, porque al girar a los stand que estaban fuera, mi cara se volvió a iluminar al ver a la mismísima Cristina Mitre micrófono en mano.., esperamos a que terminara su entrevista y me acerque a ella, charlamos juntas un rato también sobre el reto de 12 meses 12 medias maratones, pues ella fue un motor importante ya que su libro me acompañó en el trayecto, nos hicimos varias fotos en las que salgo bastante criminal, como siempre y nos invitó a ver el documental  Mujeres que corren, documental Mujeres que corren al que por supuesto asistimos…, y donde le puse cara a otra de las chicas que comparten su pasión por el running en las redes sociales Isabel del Barrio @onmytriningshoes, y llegó la hora en la que había quedado con Haruki  y con Gema Payá (@misslegingrun) mi madrina en Valencia, la que me bautizó con ese “mamarunner” que llevo desde entonces en los dorsales …. fue increíble el ambiente que se despedía allí y la ilusión y la tranquilidad que todos nos transmitieron… un lujazo de día….

“Así como la vida te dió la oportunidad de soñar, también te dio la posibilidad de convertir tus sueños en realidad” 

Nos fuimos al hotel a descansar si aquello era posible en aquel estado de nervios, y con la cabeza a tope, los mocos, las toses… recibi el abrazo de mi dragón que me tranquilizaba, estabamos allí, ibamos a salir a dar lo que pudieramos dar y si luego se torcia pues no pasaba nada…, me prometío acompañarme en una nueva aventura de esta envergadura, iriamos a Sevilla, a Barcelona, a Londres, a Roma..a donde hiciera falta…

La noche pasó en un duerme-vela con tiritones, desayunamos y salimos del hotel…, olía a maratón… y esto es muy difícil de explicar en unas líneas; Justo frente a nosotros teníamos los cajones de los runner más rápidos, avanzamos hasta nuestro cajón, un poco tiritando de frio y sintiendo todos esos nervios por el cuerpo…, era una sensación bastante rara…, sonó aquel pistoletazo de salida y comenzamos a avanzar por la calle hasta llegar a la línea de salida….y fue entonces cuando ya no había marcha atrás, era un mar de corredores, de camisetas de colores…,  se veian los helicopteros volando y se escuchaba al público de las aceras gritar…

Siempre digo que correr en Valencia es mágico, pero ese día lo era aún más..., empezamos con un ritmo más lento al que yo quería pero no me fiaba de mis mocos y mis fuerzas y sin darnos cuenta teniamos encima ya la media maraton…, pasamos el kilómetro 30, y seguíamos avanzando a nuestro ritmico constante, veía las caras de muchísmos niños pegados a las aceras con las palmas extendidas para chocartelas y gritando ese “vamos mamarunner”, “vamos pepe”…que escuchabamos continuamente…, a la altura del kilómetro 35 quisimos bajar el ritmo para hacer pis, pero nos dimos cuenta de que si lo hacíamos, no seríamos capaces de volver ni siquiera a caminar, asi que cambiamos la idea y seguimos avanzando…

Kilómetro 40 y las calles estaban abarrotadas de gente animando, gritandote eso de “ya lo teneis hecho”, yo ya no sentía las piernas…, a veces me pregunto como fui capaz de llegar allí, giramos la curva y allí estaba aquella alfonbra azul…

Entrar allí, me impresionó y empecé a hacer pequeñitos pucheros…, Pepe me miraba y me preguntaba: “¿estas bién?, ¿son los mocos?”… y no pude ni contestarle… me dijo: “Levanta las manos, lo hemos conseguido..”

IMG-0564

“Tus victorias son sueños que jamas diste por vencidos”

“NINGUN SOÑADOR ES PEQUEÑO Y NINGÚN SUEÑO ES DEMASIADO GRANDE”

FE, CONFIANZA Y POLVO DE HADAS…

5750039f-8b12-4e9e-9c4c-c7a1690ae265‹‹SOLO NECESITAS FE, CONFIANZA Y… POLVO DE HADAS ››

Hace mucho tiempo de mi última entrada en el blog viejo mamarunnerpgarrefer.blogspot.com,  así que lo hacemos hoy desde el que esta naciendo….,
Supongo que todos necesitamos descansar de vez en cuando, incluso si lo que hacemos nos apasiona, como es correr o escribir… algunas veces estas interrupciones no son voluntarias: trabajo, compromisos familiares, enfermedades…pero otras veces sí lo son…

En cualquier caso, el running y la escritura tienen mucho de hábito y, cuando dejamos pasar un tiempo sin correr o sin escribir, nos puede costar retomarlo y volver a conectar con nuestro lado creativo o nuestro yo interior…
En mi caso, dejé de escribir por muchas razones entre ellas también por falta de tiempo ya que el poco que tenía lo enfoqué en prepararme LA SUBIDA AL VELETA y sobretodo LA MARATÓN DE VALENCIA…, “MARUNNER” es maratoniana...
Esta prueba fue especial, (muy pronto subiré una entrada solo para ella); supongo que todo aquel que hace una maratón por primera vez, siente algo parecido…, pero en mi caso, supuso un antes y un después…; y el después dejo una especie de vacío…, fue un cambio dentro de mí que no supe gestionar, me apunte a mil pruebas de “running” después de aquella…;
… el circuito de 10K de velocidad de la Endurance, (subiendo incluso al podium en varias ocasiones), la media maratón de Santa Pola, los 10k de Valencia, la media maratón de Murcia, mi primer duatlón, los 14k de la Base Aérea de Alcantarilla, el mundial de media maratón de Valencia, las medias maratones de Madrid y Granada en fines de semana seguidos, pruebas de trail prácticamente cada fin de semana.., la carrera de la mujer de Granada…, incluso un increíble Campeonato de España de Joëlette…;
… de todas estas pruebas guardo grandes y muy buenos recuerdos y se me dibuja una sonrisa en la cara al repasarlas todas…

Era difícil encajar que, conseguir superar cualquiera de esas pruebas me llenaba de orgullo, me emocionaba y me alegraba…, pero al mismo tiempo algo se estaba rompiendo dentro de mí, estaba perdiendo la confianza y entré en una espiral de emociones…

Fue entonces cuando llegó la LESIÓN: se me lesionó la ILUSIÓN, la MOTIVACIÓN, la FE, la CONFIANZA….


A veces el HACER genera envidias, críticas, malos entendidos… y eso puede hacer mucho mal, sobretodo en la era digital que nos toca vivir; A veces hay que parar, mirar atrás y NO HACER, observar lo que sucede…

Ándate con cuidado, que no se entere nadie que lo pasas bien, que tu vida funciona y eres feliz a ratos…; Hay gente que es capaz de cualquier cosa, cuando ve una sonrisa…” #C MCInnormal

A veces te da por explorarte a ti mismo y descubres cosas, puedes descubrir otro deporte, otro tipo de comida, un libro fascinante…, o simplemente que odias el cocido, no sé…; A veces, rebuscándote por dentro, descubres que eres “innormal”, y que no necesitas la normalidad dentro de tu vida… (por cierto, un bonito libro que os recomiendo de  @turistaentupelo)

A veces a toda esta espiral de emociones la llaman “estrés”… y es muy difícil luchar contra ese estrés sin armas…, dicen que San Jorge venció al dragón porque iba cargado de fe. Si vas cargado de fe y confianza en ti mismo, si vas cargado de sueños o ilusión en cualquier proyecto, éste sin duda, sale adelante con éxito.

Desde pequeños recurrimos a las ilusiones para construir nuestro proyecto de vida, para diseñar nuestros sueños y fijar nuestras metas. Vivimos con ella porque es la fuerza que nos empuja a alcanzar nuestros objetivos. La ilusión es nuestra compañera de viaje. Con ella pensamos dónde nos gustaría ir, qué nos gustaría ser o a quien nos gustaría tener a nuestro lado.
La ilusión nos ayuda a hacer realidad nuestros sueños. La ilusión sirve para no rendirnos, para llenarnos de aliento y empujarnos a conseguir nuestros objetivos a largo plazo. Sin embargo, con el paso del tiempo parece como si el depósito de nuestras ilusiones se fuera agotando…
Esta sensación está asociada a la experiencia. Las cosas no nos hacen la misma ilusión cuando las hacemos por primera vez, que cuando la repetimos muchas veces. Por eso no solo hay que tener ilusiones, sino que hay que renovarlas para que no se agoten…

Y si has perdido esa ilusión por correr… (por ejemplo), por ponerte de nuevo un dorsal al pecho, por calzarte de nuevo las zapatillas, por ponerte de nuevo en la línea de salida…, ¿qué puedes hacer para volver a encontrarla?…

Pues supongo que la respuesta la vio bastante clara mi liebre favorita, mi dragón (como suelo etiquetarlo a veces porque mis mejores aventuras siempre han ido de su mano)…
Mi dragón es ese alguien que te enseña a amar bien, que no es lo mismo que amar mucho, es ese alguien que te hace ver que eres la heroína de tu propia historia, es ese alguien que te hace ver que tienes que quererte más que a nadie y que puedes hacerlo todo, si te lo propones…; cuando encuentras a ese alguien, ya has ganado la batalla, pase lo que pase después…

“Que sería de la vida sin dragones #HarryPotter-J.K.Rowling”

y así sin más, llegó la sorpresa, y dijo el dragón:
‹‹vas a volver a correr con ilusión y lo vas a hacer vestida de princesa en un mundo lleno de fantasía; vas a enfrentarte a un NUEVO RETO:
36 kilómetros repartidos en tres días, tres carreras en un solo fin de semana, una de 5 kilómetros, otra de 10 kilómetros y tu tan temida y amada distancia…, una media maratón…, en #DisneylandParis ››

IMG-4591

“Hay personas por las que vale la pena derretirse”. #Frozen

Sería imposible plasmar por escrito lo que siento por mi dragón…, haría falta más de una sola entrada al blog y aun así jamás no lo conseguiría.

 

En casa, todos somos fans incondicionales de Disney, muy a pesar de que estamos en la era tecnológica, donde Internet con todas sus posibilidades, es la reina indiscutible y son casi más famosos algunos “youtubers” o cualquier otro personaje de videojuegos, que los que creó Walt Disney…

“Los niños de hoy en día saben tantas cosas que dejan pronto de creer en las hadas…” #Peter Pan.

Pero si en casa tenemos que destacar un cuento en concreto, ese sería sin lugar a dudas, “Peter-Pan”, no en vano el benjamín de casa se llama Miguel precisamente por el hermanito pequeño de Wendy y es el único de casa, que no ha estado antes en “Disneyland Paris”, por eso, el momento de ser consciente del nuevo reto, me llenó automáticamente de ilusión…
Hay un momento mágico en que Peter-Pan les enseña a Wendy y sus hermanos los simples requisitos para aprender a volar:
– Fe: (fácil para todos ellos, pues creían en lo imposible)
– Confianza: (confiaban en Peter-Pan y eso hacía que confiaran en que ellos también podían volar).
Luego Peter-Pan no logra recordar el último paso…, ese detalle que falta…, piensa y piensa…, hasta que ¡bam!, lo recuerda:
¡¡Vamos otra vez!!
– ¿Dónde estábamos, Wendy?
– Ah, sí.
– Fe. (Ok)
– Confianza. (sí, sí)
– Y… (y…!?)
– ¡Polvo de hada!

Para volar en este mundo…, es decir, para enfrentar todo lo que nos pasa…, hace falta una buena actitud, una mente positiva, necesitas llenarte de fuerza, de paz, de valor, de alegría, de imaginación…, necesitas experimentar cosas y cambiar otras; necesitas dar un salto…, y llenarte de MAGIA…

“El que no cree en la Magia, nunca la encontrará” #RoaldDahl

¿Y qué se puede encontrar en #DisneylandParis???… pues kilos y kilos de ilusión, de magia, de polvo de hadas…..

Nuestro avión rumbo a París salía desde el aeropuerto de Alicante, el Jueves 20 de Septiembre por la tarde, los chicos estaban entusiasmados, nerviosos y ansiosos por llegar y nosotros felices a pesar de las circunstancias de los días previos al viaje…
Creo que ver las caras de los chicos emocionados subidos a un avión siempre es especial, pero en esta ocasión me venía a la cabeza las imágenes de hace justo 10 años cuando fuimos a Disneyland-París por primera vez, sin el benjamín de casa y con la promesa de volver con él…; recordé imágenes de mi hijo Luis, con tres añitos, subido en la cinta transportadora de maletas en el aeropuerto porque no paraba quieto ni un momento y a la azafata riendo con él al activarse la cinta…, lo recordé en el despegue del avión porque imitaba sin parar a los dibujos animados “Little Einsteins” y en el silencio que se produce justo al despegar él gritaba a pleno pulmón esa frase de: ¡¡¡ “despegue”!!! haciendo que todo el pasaje rompiera a reir..

Llegamos al Hotel Cheyene a eso de las diez de la noche y nos instalamos en las dos habitaciones triples unidas, decoradas al estilo vaquero de Andy de Toy Story, cortinas incluidas (digno de ver); eramos seis pues venía con nosotros nuestra Hada Madrina en este viaje, la tita Ange, la “Campanilla” que lo hizo realidad con su polvo de hadas…

A pesar del cansancio del viaje, les costo bastante coger el sueño, pues no dejaban de hacer planes para ver en que atracción se subirian primero o que visitariamos antes, según iban estudiando los planos que les habían facilitado; pero a nosotros no nos costó mucho esa decisión pues sabíamos que debiamos pasar por el Disney Arena a recoger los dorsales de todos a primera hora y dejar los disfraces preparados para la primera carrera de 5k que era por la tarde.
El Disney-Arena era una carpa gigante, con un control de acceso de escaner igual que las entradas al resto de los parques, estaba todo dispuesto cual feria del corredor con stand para recogida de dorsales de todas las carreras, recogida de las camisetas, photocalls por todos lados y hasta una tienda con algunos artículos disney, intentamos movernos por allí lo mejor que pudimos teniendo en cuenta las largas colas que había en cada stand y la ansiedad de los chicos por llegar lo antes posible a los parques.
A eso del medio día ya ibamos camino al parque Disney no sin parar antes a hacer las fotos de rigor a la entrada el Hotel Disney, donde nos alojamos hace 10 años y que tan bonitos recuerdos nos traía… emocionados por Main Street mirando a todas partes giramos a la derecha y subimos a la atracción de Buzz Light Year (donde Miguel y yo nos convertimos en ganadores absolutos por puntuación), entre risas subieron a la primera montaña rusa del fin de semana (esta vez me tocó esperar abajo pues mi vertigo me impedía subir), seguimos caminando visitando todas y cada una de las zonas del Parque Disney, el laberinto de Alicia en el País de las Maravillas, la casita de Blancanieves y los Siete Enanitos, Pinocho, Peter-Pan, el barco pirata, de nuevo otra Montaña-Rusa, el Castillo de La Bella Durmiente, con la mazmorra del dragón…hasta que por fin hicimos una parada rapida para comer, después los chicos siguieron la excursion al resto de montañas-rusas y mi tia y yo decidimos esperarlos con un cafe cogiendo posiciones en Main Street para ver el desfile que comenzó puntual a las 5 de la tarde; nada más terminar salimos corriendo hacia el hotel para ponernos nuestros disfraces, nuestros dorsales y volver al Disney Arena para nuestra primera carrera, un 5k bastante especial.

Ponerse un dorsal al pecho es bastante emocionante, pero hacerlo a la misma vez con mi familia, lo es aún más..
Gracias a todos estos años de running, les puse a los chicos termicas bajo la camiseta-disfraz de manga corta porque cuando corres te sobra todo, pero estábamos en Francia, eran las 7 de la tarde y debíamos esperar hasta nuestra salida sobre las 8/8:30 alli plantados ….

“Dame aquí y ahora un principio con magia, con pasión, lleno de primeras veces, y momentos originales, de esos que crean terremotos, huracanes, inundaciones, desastres maravillosos en tu interior…, y puedes quedarte con todo lo que suene a terminar, con todos los finales de cuento, con todas las perdices…” #CMCInnormal

Por fin sonó ese pistoletazo de salida…. Miguel y Luis salieron disparados cual alma que lleva el diablo y tuvimos que pararlos en varias ocasiones pues lo bonito de aquella carrera era lo que tenían en el camino, los dos parques solos para nosotros, los personajes Disney y todos los empleados de tiendas, y atracciones animando en cada esquina …..
Cruzamos esa meta todos juntos de la mano entre risas, abrazandonos y nada más llegar nos esperaban con las medallas como si hubiésemos hecho la maraton más dura del mundo…
La llegada era en la Plaza de los Heroes en el Disney-Studio y no tengo palabras para describir la emoción en las caras de todos al verse con esas medallas al cuello rodeados de estatuas gigantes de Pantera Negra, Iron-Man o la Masa…abrazandonos, saltando, gritando…. fué sin lugar a dudas un 5K mágico ….

IMG-4985

“Las personas que saben dar abrazos, saben que el objetivo no es rodear a la otra persona con los brazos, sino acercar el corazón propio al otro” #CMCInnormal

Volvimos al hotel en el autobús-lanzadera por el cansancio acumulado de todo el día, cargados con nuestras flamantes medallas al cuello y con todo lo que nos habian dado en la zona de meta de la carrera (agua, galletas, plátanos …) entre risas y gritos contando como lo habían vivido, mirando todos sus flamantes medallas…,
pienso que la felicidad son pequeños ratitos en el tiempo.., y este fué uno de esos ratitos…

A las 5:30 de la mañana sonó el despertador y fue entonces cuando pense que aquello era una locura…; ¡¡¡como iba a correr 36k seguidos sin ningun descanso de por medio!!!
Pero habiamos ido alli a correr y a disfrutar con los chicos a partes iguales, asi que nos pusimos nuestro segundo disfraz, esta vez una de las parejas más clásicas de Disney: “La bella y la bestia”, disfraces todos ellos salidos de unas manos cargadas de magia también, las de mi tía Carmen (otra de nuestras Hadas-Madrinas en este viaje) a quien desde aqui vuelvo a darle las gracias por todos y cada uno de ellos…

La carrera salia a las 7 de la mañana, de nuevo desde el Disney-Arena y fuimos a desayunar al restaurante del hotel a las 6, fue entonces cuando nos dimos cuenta que las termicas murcianas no funcionan muy bien en Francia, hacía un frío de muerte y el aire te dejaba la cara cortada, asi que desayunamos y volvimos al hotel a ponernos otra termica más encima de la que ya llevávamos…
La carrera empezó y de nuevo nos llevaba por ambos parques, decidimos no hacer las paradas de los personajes Disney evitando ese paron por la cola y el frio, pero si paramos a hacernos una foto con cada señalizador de kilómetros, no importaba aqui el tiempo ni tampoco era una carrera llana, había bastantes cuestas y era entonces donde nos veniamos arriba y adelantabámos a mucha gente, la inmensa mayoría disfrazados y la sensacion de correr rodeada de gente disfrazada de personajes Disney fue increible…
Al llegar a Main Street y ver ese pedazo de Castillo de la Bella Durmiente justo delante de nosotros la sensación crecía y crecía… fue entonces cuando Pepe me hizo un video y me dí la vuelta corriendo de espaldas…, recorde a mi rubia-loca corriendo así en la Media-Maratón de Alicante…; la carrera se me pasó volando, me daba la sensación que en vez de un 10K estaba haciendo uno o dos kilómetros y sin darnos cuenta volviamos a cruzar esa meta juntos…

Los chicos nos esperaban en el hotel con nuestra Hada Madrina/Campanilla (la tita Ange).., desayunamos con ellos y nos dirijimos de nuevo a la conquista del segundo parque, esta vez el Disney-Studio (el que más miedo me daba a mi por la cantidad de montañas-rusas que había…), empezamos por la atracción de los soldados de Toy Story, pasamos por la zona de Ratatouille, la montaña de Armagedon, ……
El día se estaba poniendo feo con mucho aire de lluvía, pero aun así pudimos ver el espectaculo de coches y el de los Super-Heroes en el teatro… fue entonces cuando decidimos comprar un par de chubasqueros pues tuvimos que mentalizarnos que correríamos la media maratón bajo la lluvía.. eso tal vez no tenga mucha importancia para algunos, pero aqui los murcianos no estamos nada, pero nada acostumbrados a la lluvia y el frio.

Y de nuevo el último madrugón a las 5:30 de la mañana ¡que locura!, me dolían aún los pies de todos los kilómetros acumulados, de los parones en las colas…estaba muerta de sueño y calentita en la cama y si te asomabas a la ventana veías a la que sería nuestra compañera de viaje esa mañana: la lluvía…
Disfrazados esta vez con otro clásico “La Cenicienta y el Principe”, fuimos a desayunar al restaurante del hotel…, en cualquier otra ocasión me habría muerto de verguenza por ir así vestida (yo soy muy vergonzosa que le vamos a hacer..), pero ese día me vine arriba con el disfraz…,
Era una media maratón y no había entrenado lo suficiente para poder afrontarla, era mi distancia temida, la que hace que mis nervios campen a sus anchas… y no sé, es posible que aquel lugar esté tan lleno de magia, que incluso si no crees en ella te llena por completo…
Después de una hora larga metidos en el cajón de salida con nuestros disfraces, nuestros chubasqueros y bajo aquella lluvía…, sonó de nuevo el pistoletazo que anunciaba la salida, con fuegos artificiales…, y de nuevo ambos parques solo para nosotros, disfrutando de toda la animación para nosotros.. hasta el kilómetro 9 o 10 donde la carrera sale de los parques y se adentra en una zona de bosques y sendas preciosa.
Llegaba el kilómetro 15 y fue entonces cuando fui por primera vez consciente de que estaba corriendo una media maraton, el ambiente era espectacular, corredores disfrazados, música y gente animando por todos sitios y como esa parte de la carrera pasaba por los hoteles había gente aplaudiendo, buscando a algún familiar en carrera…, cuando quisimos darnos cuenta estabamos entrenando a meta saludando cual principes de un cuento Disney, besándonos y sonriendo con nuestra nueva medalla colgada al cuello.

27218991-894c-4b9f-912a-21082d9e0921

Como decía una buena amiga, “la vida son momentos, instantes mágicos que pasan deprisa y no debes perderte por nada del mundo”.

“Y desde ese día ya no duermo para descansar…, ahora simplemente duermo para soñar, en este lugar perdemos demasiado tiempo mirando hacia atrás, camina hacía el futuro, abriendo nuevas puertas y probando cosas nuevas, se curioso…porque nuestra curiosidad siempre nos conduce por nuevos caminos…” #WaltDisney

Un saludo al sol

 

Empezamos esta nueva etapa con un “HOLA”, con fuerza, con confianza y cargada de mucha…, mucha ilusión…

Y desde aquí decimos “ADIOS” al antiguo blog: mamarunnerpgarrefer.blogspot.com
el blog donde intente plasmar todo lo que ese reto de “12 medias maratones en 12 meses” me hizo sentir…

Buceando por la red hace poquito, leí lo siguiente:

Dicen que crecer es aprender a decir adiós. Pero no un hasta luego, un quizás, un a lo mejor. Es una despedida sin retorno, sin vuelta atrás. Es un adiós sonoro, con tilde y con punto final…

Y es que nos cuesta mucho decir adiós, con lo fácil que son los puntos suspensivos…
Yo nunca me atrevía a decir adiós. Y no hacerlo es dejar una ventana abierta al dolor, a la desilusión y al desencanto. La esperanza es lo último que se pierde, pero si la causa está perdida, es mejor dejar ir, respirar hondo y soltar……
Es al decir adiós, cuando aparecerá alguien que te abrazará tan fuerte que tu corazón se derretirá de nuevo. Quizá no la semana que viene, ni el año que viene. Pero llegará…
Cuando aprendas a decir adiós de verdad, con todas sus consecuencias. Entonces tu alma quedará libre para dar bienvenidas a alguien que de verdad lo merezca.
Aprende a soltar, a no malgastar tu tiempo
Poco a poco aprenderás a decir adiós al que se aprovechó de ti, de tu amistad y de tu confianza. De quien te vende por menos que nada.
Adiós a esas personas que hoy están aquí y que mañana se van con el sol que más alumbra. Que buscan estar a la sombra de otras personas, porque son incapaces de irradiar luz.
Esas personas interesadas, egoístas, y tristes. Ésas son las que se merecen tu adiós. Pero el que lleva tilde y punto final.
Rodéate de gente que también aprendió a decir adiós, porque con ellos tendrás la certeza de su amistad. Han sufrido, han llorado, y han dejado ir. Saben lo que quieren, y lo que es más bonito, te quieren a su lado. Con tus rarezas, con tus manías, pero te quieren a su lado.
Cuando aprendas a decir adiós, construirás relaciones verdaderas y enriquecedoras.
Tu círculo se reducirá, pero no cambiarás a ninguna de esas personas que lo forman ni por todo el oro del mundo. Dicen que los amigos son la familia que elegimos. Di adiós al que no puedas llamar hermano.
El miedo a la soledad a veces nos empuja a poner puntos suspensivos. A decir hasta luego en vez de un no quiero verte más. Pero esa soledad es necesaria para saber a quién necesitas a tu alrededor. Quizá por eso mantenemos relaciones a lo largo de nuestra vida que ni aportan, ni te hacen crecer, ni te completan. Lo peor que te puede pasar es vivir rodeado de gente, y sentirte solo.
Aprende a decir adiós. Libérate de esas cadenas y haz espacio para nuevos recibimientos.

Porque como bien dice el maestro Sabina:
“Para decir con Dios, a los dos nos sobran los motivos”.

IMG_5457